Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Última newsletter: Inauguramos la edición en chino
Ver otros días:

Día litúrgico: Miércoles VII de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 17,11b-19): «Santifícalos en la verdad: tu Palabra es verdad». En aquel tiempo, Jesús, alzando los ojos al cielo, dijo: «Padre santo, cuida en tu nombre a los que me has dado, para que sean uno como nosotros. Cuando estaba yo con ellos, yo cuidaba en tu nombre a los que me habías dado. He velado por ellos y ninguno se ha perdido, salvo el hijo de perdición, para que se cumpliera la Escritura.

»Pero ahora voy a ti, y digo estas cosas en el mundo para que tengan en sí mismos mi alegría colmada. Yo les he dado tu Palabra, y el mundo los ha odiado, porque no son del mundo, como yo no soy del mundo. No te pido que los retires del mundo, sino que los guardes del Maligno. Ellos no son del mundo, como yo no soy del mundo. Santifícalos en la verdad: tu Palabra es verdad. Como tú me has enviado al mundo, yo también los he enviado al mundo. Y por ellos me santifico a mí mismo, para que ellos también sean santificados en la verdad».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy seguimos sumergidos en la oración de Jesús. Ahora pide por nosotros. Cristo cuida nuestras vidas. Él, además, desea que tengamos su misma alegría: por eso ruega a Dios que nos proteja del Maligno. El mejor escudo para nuestra defensa es la verdad. Y la Palabra de Jesús, la verdad, está recogida en la Biblia, particularmente en los Evangelios.

—Vivimos como si todo fuera “verdad”: dependería de lo que guste o sea útil a cada uno. Pero, ¿eso es serio? ¡La vida no va por ahí! —Jesús, gracias por tu palabras.