Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Domingo I (B) de Cuaresma

Texto del Evangelio (Mc 1,12-15): El Espíritu empujó a Jesús al desierto, y permaneció en el desierto cuarenta días, siendo tentado por Satanás. En aquel tiempo, el Espíritu empujó a Jesús al desierto, y permaneció en el desierto cuarenta días, siendo tentado por Satanás. Estaba entre los animales del campo y los ángeles le servían. Después que Juan fue entregado, marchó Jesús a Galilea; y proclamaba la Buena Nueva de Dios: «El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca; convertíos y creed en la Buena Nueva».

Hoy Jesús prepara el anuncio de nuestra salvación: «El tiempo se ha cumplido y el Reino de Dios está cerca». Jesús no se conforma con “sermonearnos”: Él, sobre todo, reza por nosotros; se marcha al desierto para recogerse, rezar, ayunar... Eso puede sonar raro, pero nosotros necesitamos hacer lo mismo. Por lo menos, un poco cada día.

—«Convertíos y creed en la Buena Nueva». Cuando el hombre no reza ni se sacrifica, entonces su vida se convierte en un desierto donde uno muere de aburrimiento.