Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Viernes I de Cuaresma

Texto del Evangelio (Mt 5,20-26): Jesús dijo a sus discípulos: «Os digo que, si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los cielos». En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Os digo que, si vuestra justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el Reino de los cielos. Habéis oído que se dijo a los antepasados: ‘No matarás; y aquel que mate será reo ante el tribunal’. Pues yo os digo: Todo aquel que se encolerice contra su hermano, será reo ante el tribunal; pero el que llame a su hermano "imbécil", será reo ante el Sanedrín; y el que le llame "renegado", será reo de la gehenna de fuego.

»Si, pues, al presentar tu ofrenda en el altar te acuerdas entonces de que un hermano tuyo tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí, delante del altar, y vete primero a reconciliarte con tu hermano; luego vuelves y presentas tu ofrenda. Ponte enseguida a buenas con tu adversario mientras vas con él por el camino; no sea que tu adversario te entregue al juez y el juez al guardia, y te metan en la cárcel. Yo te aseguro: no saldrás de allí hasta que no hayas pagado el último céntimo».

Ilustración: Sr. Josep Lluís Martínez i Picañol (Picanyol)

Hoy salen otra vez los escribas y fariseos. ¡Lo que Jesús dice de ellos es muy fuerte! Cristo es Dios y puede leer lo que hay realmente en nuestros corazones. Los escribas y fariseos eran creyentes que se distinguían por cumplir minuciosamente muchos preceptos. Cumplían y cumplían, pero sus corazones no amaban…

—Seamos sinceros y examinemos nuestros corazones, no sea que caigamos en el “cumplo-y-miento” típico de aquella gente que tanto indignaba a Jesucristo.