Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

El Evangelio de hoy
para la familia

Evangelio de hoy + imagen + catequesis

Miércoles V de Cuaresma

Descargar
Texto del Evangelio (Jn 8,31-42): Jesús dijo: «Si os mantenéis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres». En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos que habían creído en Él: «Si os mantenéis en mi Palabra, seréis verdaderamente mis discípulos, y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres». Ellos le respondieron: «Nosotros somos descendencia de Abraham y nunca hemos sido esclavos de nadie. ¿Cómo dices tú: Os haréis libres?». Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: todo el que comete pecado es un esclavo. Y el esclavo no se queda en casa para siempre; mientras el hijo se queda para siempre. Si, pues, el Hijo os da la libertad, seréis realmente libres. Ya sé que sois descendencia de Abraham; pero tratáis de matarme, porque mi Palabra no prende en vosotros. Yo hablo lo que he visto donde mi Padre; y vosotros hacéis lo que habéis oído donde vuestro padre».

Ellos le respondieron: «Nuestro padre es Abraham». Jesús les dice: «Si sois hijos de Abraham, haced las obras de Abraham. Pero tratáis de matarme, a mí que os he dicho la verdad que oí de Dios. Eso no lo hizo Abraham. Vosotros hacéis las obras de vuestro padre». Ellos le dijeron: «Nosotros no hemos nacido de la prostitución; no tenemos más padre que a Dios». Jesús les respondió: «Si Dios fuera vuestro Padre, me amaríais a mí, porque yo he salido y vengo de Dios; no he venido por mi cuenta, sino que Él me ha enviado».

Ilustración: Sr. Josep Lluís Martínez i Picañol (Picanyol)

Hoy escuchamos una de las frases de Jesús que más le gustaban a san Juan Pablo II: «La verdad os hará libres». Se habla mucho de libertad. ¡Todo el mundo la desea! Pero, ¿sabemos de verdad qué significa “ser libres”? Para muchos equivale a “hacer lo que a uno le apetece”, sin límites. Pero… Jesús no nos vende esa libertad tan caprichosa; Jesucristo relaciona la libertad con la verdad. Jesús-Dios era infinitamente libre, y ahí le vemos: clavado, inmovilizado en la Cruz, sereno, disculpando nuestras ofensas.

—¿Adivinas para qué sirve la libertad? Para amar, no para “jugar”. Quien vive la vida jugando, acaba siendo esclavo del juego.

La nueva web de evangeli.net ya está disponible. Esperamos que la distribución de los contenidos y las nuevas funcionalidades faciliten la lectura y meditación del Evangelio y su comentario.