Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: La Santísima Trinidad (B) (Domingo siguiente a Pentecostés)

Texto del Evangelio (Mt 28,16-20): Jesús les habló así: «Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo». En aquel tiempo, los once discípulos marcharon a Galilea, al monte que Jesús les había indicado. Y al verle le adoraron; algunos sin embargo dudaron. Jesús se acercó a ellos y les habló así: «Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy escuchamos las palabras de despedida de Jesús el día de su Ascensión. Antes ya nos había hablado espontáneamente de su Padre y del Espíritu. Cristo mencionaba —con naturalidad— esas otras dos Personas Divinas que están en el Corazón de Dios. ¡Qué misterio tan grande! No son tres dioses, sino que la Intimidad de Dios la forman Tres Personas unidas en un único Amor.

—Anunciar al mundo esta Belleza es la misión que Él nos confía: Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo. ¡Apasionante!