Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

El Evangelio de hoy
para la familia

Evangelio de hoy + imagen + catequesis

Solemnidad del Cuerpo y de la Sangre de Cristo (A) (Segundo domingo después de Pentecostés)

Descargar
Texto del Evangelio (Jn 6,51-58): En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: «Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre (...)». Discutían entre sí los judíos y decían: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?»... En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: «Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo».

Discutían entre sí los judíos y decían: «¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?». Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: si no coméis la carne del Hijo del hombre, y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día. Porque mi carne es verdadera comida y mi sangre verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él. Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí. Éste es el pan bajado del cielo; no como el que comieron vuestros padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy Jesús anuncia el don más precioso que se dispone a regalarnos: Él mismo, su propio Cuerpo sacrificado y su Sangre derramada por nuestra salvación. Sólo una fe grande puede dar crédito a esas palabras del Señor. Algunos judíos discutían y desconfiaban. Pero el hecho histórico es que Jesucristo, en la Última Cena, dijo: “Esto es mi Cuerpo…”; “Ésta es mi Sangre…”. ¡Cristo es Dios y Él puede hacerlo!

—Si Él lo ha dicho, ¿por qué dudar? ¡No se nos pide entender el milagro, sino aceptarlo!

La nueva web de evangeli.net ya está disponible. Esperamos que la distribución de los contenidos y las nuevas funcionalidades faciliten la lectura y meditación del Evangelio y su comentario.