Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Martes XI del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mt 5,43-48): Jesús dijo a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: ‘Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo’. Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos». En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: ‘Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo’. Pues yo os digo: Amad a vuestros enemigos y rogad por los que os persigan, para que seáis hijos de vuestro Padre celestial, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa vais a tener? ¿No hacen eso mismo también los publicanos? Y si no saludáis más que a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de particular? ¿No hacen eso mismo también los gentiles? Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial».

Ilustración: Sr. Josep Lluís Martínez i Picañol (Picanyol)

Hoy Jesús nos transmite el “abrazo de Dios”. En Jesucristo descubrimos el Corazón de Dios, de un Dios que es Padre, Hijo y Espíritu Santo. ¡Todo Amor! Y un Amor que ama a todos. Aunque hubo “enemigos” de Jesuscristo, Él no tuvo a nadie por enemigo (el problema era de ellos, no de Él).

—¿Tienes algún enemigo?