Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Lunes XIII del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mt 8,18-22): «Maestro, te seguiré adondequiera que vayas». Dícele Jesús: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza». En aquel tiempo, viéndose Jesús rodeado de la muchedumbre, mandó pasar a la otra orilla. Y un escriba se acercó y le dijo: «Maestro, te seguiré adondequiera que vayas». Dícele Jesús: «Las zorras tienen guaridas, y las aves del cielo nidos; pero el Hijo del hombre no tiene donde reclinar la cabeza». Otro de los discípulos le dijo: «Señor, déjame ir primero a enterrar a mi padre». Dícele Jesús: «Sígueme, y deja que los muertos entierren a sus muertos».

Ilustración: Sr. Josep Lluís Martínez i Picañol (Picanyol)

Hoy un escriba se lanza con decidido entusiasmo a seguir a Jesús. De hecho, el Señor espera de cada uno de nosotros esa decisión. Quizá parezca algo radical, reservado sólo para algunos “iluminados”… ¡No es así! No se trata de ir “muy lejos”. Entonces, ¿dónde debemos seguirle? Allí donde estemos: en casa, en el trabajo, en la diversión…

—Donde sí que hay que llegar lejos es en el amor. Pero…, en tu vida, en tu casa, en tu colegio, ¿tienes “nidos” de egoísmo y “guaridas” de comodidad? ¡Quien se esconde, no responde!