Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Miércoles XIV del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mt 10,1-7): Llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos, y para curar toda enfermedad y toda dolencia. En aquel tiempo, llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos para expulsarlos, y para curar toda enfermedad y toda dolencia. Los nombres de los doce Apóstoles son éstos: primero Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago el de Zebedeo y su hermano Juan; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo el publicano; Santiago el de Alfeo y Tadeo; Simón el Cananeo y Judas el Iscariote, el mismo que le entregó. A éstos doce envió Jesús, después de darles estas instrucciones: «No toméis camino de gentiles ni entréis en ciudad de samaritanos; dirigíos más bien a las ovejas perdidas de la casa de Israel. Id proclamando que el Reino de los Cielos está cerca».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy asistimos a un momento importante de la fundación de la Iglesia: Jesús elige a sus “primeros” apóstoles. ¿Por qué “primeros”, entre comillas? ¡Porque Dios nos elige a todos! Aquellos doce, Pedro, Andrés, Santiago, Juan, Felipe… fueron los “primeros”. Recientemente, la Iglesia ha vivido un profundo cambio de mentalidad: todos los bautizados estamos elegidos, todos somos apóstoles. ¡Es un gran honor!

—Si nos lo tomamos en serio, ¿te imaginas cómo puede cambiar el mundo? Y yo, ¿qué puedo hacer? Predicar con el ejemplo: trabaja bien, obedece bien, reza bien, ama bien, sonríe bien…