Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Viernes XIV del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mt 10,16-23): Jesús dijo a sus discípulos: «Mirad que yo os envío como ovejas en medio de lobos. Sed, pues, prudentes como las serpientes, y sencillos como las palomas». En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Mirad que yo os envío como ovejas en medio de lobos. Sed, pues, prudentes como las serpientes, y sencillos como las palomas. Guardaos de los hombres, porque os entregarán a los tribunales y os azotarán en sus sinagogas; y por mi causa seréis llevados ante gobernadores y reyes, para que deis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Mas cuando os entreguen, no os preocupéis de cómo o qué vais a hablar. Lo que tengáis que hablar se os comunicará en aquel momento. Porque no seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hablará en vosotros.

Entregará a la muerte hermano a hermano y padre a hijo; se levantarán hijos contra padres y los matarán. Y seréis odiados de todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará. Cuando os persigan en una ciudad huid a otra, y si también en ésta os persiguen, marchaos a otra. Yo os aseguro: no acabaréis de recorrer las ciudades de Israel antes que venga el Hijo del hombre».

Ilustración: Sr. Josep Lluís Martínez i Picañol (Picanyol)

Hoy el Señor nos anticipa que el camino del apóstol no es un “camino de rosas”. El ejemplo y la palabra del apóstol despiertan a las conciencias. Pero el “comodón” y el “caradura” (que critica a la religión mientras vive de la “trampa”) suelen rebotarse. Las almas sencillas escuchan y agradecen; otros, en cambio, reaccionan contra el apóstol.

—Si Jesús lo sufrió, ¿no nos va a suceder a nosotros? Por tanto, prudentes para no provocar incendios (evitar discusiones); sencillos para apagar incendios (la alegría que desarma). En cualquier caso, «no os preocupéis» porque Jesús no camina lejos.