Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Martes XVI del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mt 12,46-50): «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?». Y, extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: «Éstos son mi madre y mis hermanos. Pues todo el que cumpla la voluntad de mi Padre celestial, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre». En aquel tiempo, mientras Jesús estaba hablando a la muchedumbre, su madre y sus hermanos se presentaron fuera y trataban de hablar con Él. Alguien le dijo: «¡Oye! ahí fuera están tu madre y tus hermanos que desean hablarte». Pero Él respondió al que se lo decía: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?». Y, extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: «Éstos son mi madre y mis hermanos. Pues todo el que cumpla la voluntad de mi Padre celestial, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre».

Ilustración: Sr. Josep Lluís Martínez i Picañol (Picanyol)

Hoy María quiere ver a su Hijo… y no lo logra porque está la casa repleta de gente escuchando a su Hijo. A primera vista, la reacción de Jesús suena como un desprecio a su Madre. ¡Pero es todo lo contrario!

—Cristo alaba a su Madre en lo más importante de un buen hijo de Dios: la obediencia a la voluntad divina. ¿Te acuerdas de las palabras con que la Virgen respondió al Arcángel San Gabriel?