Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

El Evangelio de hoy
para la familia

Evangelio de hoy + imagen + catequesis

Sábado I del tiempo ordinario

Descargar
Texto del Evangelio (Mc 2,13-17): Al pasar, vio a Leví, el de Alfeo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: «Sígueme». Él se levantó y le siguió. En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo por la orilla del mar, toda la gente acudía a Él, y Él les enseñaba. Al pasar, vio a Leví, el de Alfeo, sentado en el despacho de impuestos, y le dice: «Sígueme». Él se levantó y le siguió. Y sucedió que estando Él a la mesa en casa de Leví, muchos publicanos y pecadores estaban a la mesa con Jesús y sus discípulos, pues eran muchos los que le seguían. Al ver los escribas de los fariseos que comía con los pecadores y publicanos, decían a los discípulos: «¿Qué? ¿Es que come con los publicanos y pecadores?». Al oír esto Jesús, les dice: «No necesitan médico los que están fuertes, sino los que están mal; no he venido a llamar a justos, sino a pecadores».

Ilustración: Francesc Badia

Hoy nos llenamos de esperanza. Para Dios nada hay imposible. Ahí está el futuro san Mateo, apóstol y evangelista. Ahí está enriqueciéndose, cobrando impuestos (seguramente más de los debidos). Y Cristo logra “desenganchar” a Leví de aquella forma de vida "facilonga" a base de aprovecharse de los demás. Es difícil desengancharse de la rueda de la comodidad instalada.

—Pues a Jesús le bastó decir «Sígueme». ¡Increíble! —Si estamos con Jesús todo es posible (aunque no nos ahorrará el sudor).

La nueva web de evangeli.net ya está disponible. Esperamos que la distribución de los contenidos y las nuevas funcionalidades faciliten la lectura y meditación del Evangelio y su comentario.