Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Viernes XX del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mt 22,34-40): «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas». En aquel tiempo, cuando los fariseos se enteraron de que Jesús había tapado la boca a los saduceos, se reunieron en grupo, y uno de ellos le preguntó con ánimo de ponerle a prueba: «Maestro, ¿cuál es el mandamiento mayor de la Ley?». Él le dijo: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Éste es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas».

Ilustración: Francesc Badia

Hoy ponen a prueba a Jesús y le someten a interrogatorio para ver si dice algo “nuevo”. Y, ¡sorpresa!: lo de Jesucristo es novedoso pero no es nuevo. Como Hijo del Padre, lo que hace es elevar la Ley y los Profetas hacia un nuevo horizonte: ¡hijos de Dios!

—Dios no es el “dios” que nos inventamos. Jesús nos lo muestra como Padre que mendiga amor entre sus hijos y exige que nos amemos como hermanos.