Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Viernes XXIV del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 8,1-3): Jesús iba por ciudades y pueblos, proclamando y anunciando la Buena Nueva del Reino de Dios; le acompañaban los Doce, y algunas mujeres (...) que les servían con sus bienes. En aquel tiempo, Jesús iba por ciudades y pueblos, proclamando y anunciando la Buena Nueva del Reino de Dios; le acompañaban los Doce, y algunas mujeres que habían sido curadas de espíritus malignos y enfermedades: María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios, Juana, mujer de Cusa, un administrador de Herodes, Susana y otras muchas que les servían con sus bienes.

Ilustración: Pili Piñero

Hoy sale un tema importante: Jesucristo, ya hace 20 siglos, contaba con las mujeres. Se apoyó muy particularmente en su colaboración y fue muy atento con la feminidad. En aquellos tiempos la mujer no contaba para nada. Ni siquiera podía actuar como testigo en un juicio. Con Jesús las cosas empezaron a cambiar…

—¿Quién apoyó a Jesús en el Calvario? ¿Quién estuvo en el sepulcro para el entierro? ¿Quién encontró allí mismo el Señor cuando resucitó? ¿Necesitas más preguntas? ¡Quien lleva retraso no es Dios, sino los hombres!