Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Lunes XXV del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 8,16-18): Jesús dijo a la gente: «Nadie enciende una lámpara y la cubre con una vasija (...). Al que tenga, se le dará; y al que no tenga, aun lo que crea tener se le quitará». En aquel tiempo, Jesús dijo a la gente: «Nadie enciende una lámpara y la cubre con una vasija, o la pone debajo de un lecho, sino que la pone sobre un candelero, para que los que entren vean la luz. Pues nada hay oculto que no quede manifiesto, y nada secreto que no venga a ser conocido y descubierto. Mirad, pues, cómo oís; porque al que tenga, se le dará; y al que no tenga, aun lo que crea tener se le quitará».

Ilustración: P. Lluís Raventós Artés

Hoy entendemos rápidamente la primera parte de este mensaje de Jesús: la fe y los talentos que hemos recibido de Dios no son sólo para nuestro propio beneficio. ¡Ojalá que en mi estilo de vida y en mi alegría otros descubran a Cristo y se enamoren de Él!

—Las últimas palabras son un aviso: quien no vive esforzándose para rendir, se rinde ante la vida. En síntesis: tengas mucho o poco, o rindes o te oxidas…