Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Domingo XXVI (B) del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mc 9,38-43.45.47-48): «No hay nadie que obre un milagro invocando mi nombre y que luego sea capaz de hablar mal de mí». En aquel tiempo, Juan le dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre y no viene con nosotros y tratamos de impedírselo porque no venía con nosotros». Pero Jesús dijo: «No se lo impidáis, pues no hay nadie que obre un milagro invocando mi nombre y que luego sea capaz de hablar mal de mí. Pues el que no está contra nosotros, está por nosotros. Todo aquel que os dé de beber un vaso de agua por el hecho de que sois de Cristo, os aseguro que no perderá su recompensa.

»Y al que escandalice a uno de estos pequeños que creen, mejor le es que le pongan al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y que le echen al mar. Y si tu mano te es ocasión de pecado, córtatela. Más vale que entres manco en la Vida que, con las dos manos, ir a la gehenna, al fuego que no se apaga. Y si tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo. Más vale que entres cojo en la Vida que, con los dos pies, ser arrojado a la gehenna. Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo. Más vale que entres con un solo ojo en el Reino de Dios que, con los dos ojos, ser arrojado a la gehenna, donde su gusano no muere y el fuego no se apaga».

Ilustración: Sr. Josep Lluís Martínez i Picañol (Picanyol)

Hoy Jesús defiende a alguien que, sin ser de su grupo, realizaba milagros. Juan pretendía prohibirlo… En el mundo hay mucha gente buena que, quizá, no son cristianos ni creyentes. No los alejemos ni nos alejemos: ¡aprendamos de ellos!; ¡trabajemos con ellos! En cambio, Jesucristo es muy severo con quien pueda causar daño dando mal ejemplo: «Mejor le es que le pongan al cuello una de esas piedras de molino y que le echen al mar».

—¡Dar buen ejemplo! ¡Todos! Los mayores a los pequeños; los pequeños a los mayores (que siempre tenemos mucho que aprender).