Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Jueves XXXII del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 17,20-25): En aquel tiempo, los fariseos preguntaron a Jesús cuándo llegaría el Reino de Dios. Él les respondió: «El Reino de Dios viene sin dejarse sentir. Y no dirán: ‘Vedlo aquí o allá’». En aquel tiempo, los fariseos preguntaron a Jesús cuándo llegaría el Reino de Dios. Él les respondió: «El Reino de Dios viene sin dejarse sentir. Y no dirán: ‘Vedlo aquí o allá’, porque el Reino de Dios ya está entre vosotros».

Dijo a sus discípulos: «Días vendrán en que desearéis ver uno solo de los días del Hijo del hombre, y no lo veréis. Y os dirán: ‘Vedlo aquí, vedlo allá’. No vayáis, ni corráis detrás. Porque, como relámpago fulgurante que brilla de un extremo a otro del cielo, así será el Hijo del hombre en su día. Pero, antes, le es preciso padecer mucho y ser reprobado por esta generación».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy tenemos otra pregunta poco inteligente. Esta vez viene de los fariseos. Es la típica pregunta de curiosidad humana que se olvida de lo fundamental. Lo importante no es el “cuándo” sino el “qué”. Entre otras cosas, porque el Reino de los cielos ya está iniciado entre nosotros, discretamente, sin ruido: la Iglesia, los sacramentos, la Palabra de Dios, los fieles… ¿Te parece poco? Si Jesús no hubiese venido…

—Jesús ha venido y nos ha traído lo fundamental: Dios. Entonces, ¿las guerras?, ¿el hambre?, ¿las injusticias? ¡Eso pasa porque Dios ha venido y no le hemos seguido!