Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Jueves XXXIII del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 19,41-44): Jesús, al acercarse a Jerusalén y ver la ciudad, lloró por ella... En aquel tiempo, Jesús, al acercarse a Jerusalén y ver la ciudad, lloró por ella, diciendo: «¡Si también tú conocieras en este día el mensaje de paz! Pero ahora ha quedado oculto a tus ojos. Porque vendrán días sobre ti, en que tus enemigos te rodearán de empalizadas, te cercarán y te apretarán por todas partes, y te estrellarán contra el suelo a ti y a tus hijos que estén dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no has conocido el tiempo de tu visita».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy nos quedamos sobrecogidos ante el sollozo de Cristo a la vista de Jerusalén. ¿Por qué lloró por ella? «Porque vendrán días sobre ti, en que tus enemigos te rodearán de empalizadas, te cercarán y te apretarán por todas partes, y te estrellarán contra el suelo a ti y a tus hijos que estén dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra». ¡Eso ocurrió! ¿Por qué ocurrió? «Porque no has conocido el tiempo de tu visita».

—¿Cuántas veces te ha visitado Jesús? El tiempo —también el tiempo de la visita de Dios— está para “negociarlo”, para responder, no para hacerse el sordo…