Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Sábado IV del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mc 6,30-34): Los Apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y lo que habían enseñado. Él, entonces, les dice: «Venid también vosotros aparte, a un lugar solitario, para descansar un poco». En aquel tiempo, los Apóstoles se reunieron con Jesús y le contaron todo lo que habían hecho y lo que habían enseñado. Él, entonces, les dice: «Venid también vosotros aparte, a un lugar solitario, para descansar un poco». Pues los que iban y venían eran muchos, y no les quedaba tiempo ni para comer. Y se fueron en la barca, aparte, a un lugar solitario. Pero les vieron marcharse y muchos cayeron en cuenta; y fueron allá corriendo, a pie, de todas las ciudades y llegaron antes que ellos. Y al desembarcar, vio mucha gente, sintió compasión de ellos, pues estaban como ovejas que no tienen pastor, y se puso a enseñarles muchas cosas.

Ilustración: Sr. Josep Lluís Martínez i Picañol (Picanyol)

Hoy, los Apóstoles regresan de su misión. ¡Están muy contentos! Jesús los invita a descansar y escucha sus relatos. Se reúnen en una barca, quizá la de Simón Pedro. Así pasaron buena parte de aquel día.

—Pero cuando llegaron a la orilla, encontraron a mucha gente que les esperaba. El descanso de Jesús se transforma en servicio: escucha a los Apóstoles y atiende a la gente. ¿Y tú?