Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Martes IX del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mc 12,13-17): «Lo del César, devolvédselo al César, y lo de Dios, a Dios». En aquel tiempo, enviaron a Jesús algunos fariseos y herodianos, para cazarle en alguna palabra. Vienen y le dicen: «Maestro, sabemos que eres veraz y que no te importa por nadie, porque no miras la condición de las personas, sino que enseñas con franqueza el camino de Dios: ¿Es lícito pagar tributo al César o no? ¿Pagamos o dejamos de pagar?».

Mas Él, dándose cuenta de su hipocresía, les dijo: «¿Por qué me tentáis? Traedme un denario, que lo vea». Se lo trajeron y les dice: «¿De quién es esta imagen y la inscripción?». Ellos le dijeron: «Del César». Jesús les dijo: «Lo del César, devolvédselo al César, y lo de Dios, a Dios». Y se maravillaban de Él.

Ilustración: Francesc Badia

Hoy, por decirlo de alguna manera, Dios defiende su terreno: ni quiere pisotearnos ni acepta que le pisoteemos. ¿Hasta dónde llega el poder del “César”? ¿A partir de dónde empieza el poder de Dios? ¡Qué malos somos! ¡Incluso desearíamos poner una frontera entre “yo” y “Dios”!: aquí está mi libertad y allí está tu cielo... Dios no quiere mezclarse en nuestros asuntos temporales, pero tampoco acepta que anulemos su voz… Cierto, “soy libre”; pero también es cierto que sin Dios “yo no sería libre” (ni siquiera “yo sería”).

—«Sólo Dios es Dios, y dejemos que Dios sea Dios» (Benedicto XVI).