Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Viernes I de Adviento

Texto del Evangelio (Mt 9,27-31): Cuando Jesús se iba de allí, al pasar le siguieron dos ciegos gritando: «¡Ten piedad de nosotros, Hijo de David!». Cuando Jesús se iba de allí, al pasar le siguieron dos ciegos gritando: «¡Ten piedad de nosotros, Hijo de David!». Y al llegar a casa, se le acercaron los ciegos, y Jesús les dice: «¿Creéis que puedo hacer eso?». Dícenle: «Sí, Señor». Entonces les tocó los ojos diciendo: «Hágase en vosotros según vuestra fe». Y se abrieron sus ojos. Jesús les ordenó severamente: «¡Mirad que nadie lo sepa!». Pero ellos, en cuanto salieron, divulgaron su fama por toda aquella comarca.

Ilustración: Francesc Badia

Hoy vemos a Jesús devolviendo la vista a dos ciegos. ¡Qué regalo tan grande! ¿Te lo imaginas? Eso mismo ha hecho Dios con nosotros a través de la Navidad: nació y vivió con nosotros, contándonos muchas cosas de su Vida que nunca habríamos sabido. La más importante: en Dios hay tres Personas (Padre, Hijo y Espíritu Santo).

—Jesús ahora nos pide fe en su Palabra. A los ciegos les pregunta: «¿Creéis que puedo hacer eso?». Y a ti: ¿confías en mí?