Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Lunes II de Adviento

Texto del Evangelio (Lc 5,17-26): Unos hombres trajeron en una camilla a un paralítico (…). A causa de la multitud, subieron al terrado, le bajaron con la camilla a través de las tejas. Un día que Jesús estaba enseñando, había sentados algunos fariseos y doctores de la ley que habían venido de todos los pueblos de Galilea y Judea, y de Jerusalén. El poder del Señor le hacía obrar curaciones. En esto, unos hombres trajeron en una camilla a un paralítico y trataban de introducirle, para ponerle delante de Él. Pero no encontrando por dónde meterle, a causa de la multitud, subieron al terrado, le bajaron con la camilla a través de las tejas, y le pusieron en medio, delante de Jesús. Viendo Jesús la fe de ellos, dijo: «Hombre, tus pecados te quedan perdonados».

Los escribas y fariseos empezaron a pensar: «¿Quién es éste, que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados sino sólo Dios?». Conociendo Jesús sus pensamientos, les dijo: «¿Qué estáis pensando en vuestros corazones? ¿Qué es más fácil, decir: ‘Tus pecados te quedan perdonados’, o decir: ‘Levántate y anda’? Pues para que sepáis que el Hijo del hombre tiene en la tierra poder de perdonar pecados -dijo al paralítico- ‘A ti te digo, levántate, toma tu camilla y vete a tu casa’». Y al instante, levantándose delante de ellos, tomó la camilla en que yacía y se fue a su casa, glorificando a Dios. El asombro se apoderó de todos, y glorificaban a Dios. Y llenos de temor, decían: «Hoy hemos visto cosas increíbles».

Ilustración: Pau Morales

Hoy admiramos a estos hombres que acercan a su amigo paralítico allí donde está Jesucristo. Lleno de gente; no pueden entrar… Pero no se rinden: ¡entran desde arriba! Jesús se quedó admirado y «viendo la fe de ellos, dijo: ‘Tus pecados te quedan perdonados’».

—Navidad: la salvación viene de arriba, del cielo: ¡Dios Hijo se encarna! Primero, para perdonarnos. Después, cumpliendo la voluntad de Dios, para poder superar muchas enfermedades y problemas.