Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Lunes III de Adviento

Texto del Evangelio (Mt 21,23-27): «¿Con qué autoridad haces esto? ¿Y quién te ha dado tal autoridad?». En aquel tiempo, Jesús entró en el templo. Mientras enseñaba se le acercaron los sumos sacerdotes y los ancianos del pueblo diciendo: «¿Con qué autoridad haces esto? ¿Y quién te ha dado tal autoridad?». Jesús les respondió: «También yo os voy a preguntar una cosa; si me contestáis a ella, yo os diré a mi vez con qué autoridad hago esto. El bautismo de Juan, ¿de dónde era?, ¿del cielo o de los hombres?». Ellos discurrían entre sí: «Si decimos: ‘Del cielo’, nos dirá: ‘Entonces, ¿por qué no le creísteis?’. Y si decimos: ‘De los hombres’, tenemos miedo a la gente, pues todos tienen a Juan por profeta». Respondieron, pues, a Jesús: «No sabemos». Y Él les replicó asimismo: «Tampoco yo os digo con qué autoridad hago esto».

Hoy los sumos sacerdotes y los ancianos del Templo de Jerusalén se encaran con Jesús. Poco antes, el Señor ha expulsado a los mercaderes, cambistas y traficantes que se habían instalado en la entrada con el permiso de los jefes del Templo.

Jesús reaccionó de esta manera tan enérgica porque el Templo es la casa de Dios; Jesucristo no soporta ver la Casa de su Padre convertida en un mercado.

—La autoridad de Jesús es la autoridad de Dios. Jesús exige silencio y respeto en la Casa de su Padre-Dios.