Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Martes III de Adviento

Texto del Evangelio (Mt 21,28-32): «Vino Juan a vosotros por camino de justicia, y no creísteis en él». En aquel tiempo, Jesús dijo a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: «¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Llegándose al primero, le dijo: ‘Hijo, vete hoy a trabajar en la viña’. Y él respondió: ‘No quiero’, pero después se arrepintió y fue. Llegándose al segundo, le dijo lo mismo. Y él respondió: ‘Voy, Señor’, y no fue. ¿Cuál de los dos hizo la voluntad del padre?». «El primero», le dicen. Díceles Jesús: «En verdad os digo que los publicanos y las rameras llegan antes que vosotros al Reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros por camino de justicia, y no creísteis en él, mientras que los publicanos y las rameras creyeron en él. Y vosotros, ni viéndolo, os arrepentisteis después, para creer en él».

Ilustración: Francesc Badia

Hoy Jesucristo sigue hablando con los sacerdotes y ancianos del Templo. Les amonesta por su falta de fe. No confian en Jesucristo, no creen que Jesús pueda ser Dios que se ha hecho hombre para salvarnos.

Juan Bautista había avisado que ya había llegado Jesús el Mesías. Además, Jesús realizó milagros y predicó una enseñanza muy santa…, pero no quieren ni escucharle ni creerle. ¡No quieren!

—Tus papás hoy ocupan el lugar de Juan: ellos rezan por ti, ellos te hablan de Jesús, ellos te ayudan a rezar. ¿Sigues sus consejos?