Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Miércoles III de Adviento

Texto del Evangelio (Lc 7,19-23): En aquel tiempo, Juan envió a dos de sus discípulos a decir al Señor: «¿Eres tú el que ha de venir, o debemos esperar a otro?». En aquel tiempo, Juan envió a dos de sus discípulos a decir al Señor: «¿Eres tú el que ha de venir, o debemos esperar a otro?». Llegando donde Él aquellos hombres, dijeron: «Juan el Bautista nos ha enviado a decirte: ‘¿Eres tú el que ha de venir o debemos esperar a otro?’».

En aquel momento curó a muchos de sus enfermedades y dolencias, y de malos espíritus, y dio vista a muchos ciegos. Y les respondió: «Id y contad a Juan lo que habéis visto y oído: Los ciegos ven, los cojos andan, los leprosos quedan limpios, los sordos oyen, los muertos resucitan, se anuncia a los pobres la Buena Nueva; ¡y dichoso aquel que no halle escándalo en mí!».

Ilustración: Francesc Badia

Hoy nos sorprende esta pregunta de Juan. En realidad, él ya sabe que Jesús es el Mesías: lo había bautizado y lo había señalado como el Salvador. Pero ahora el Bautista quiere que sus seguidores vayan a Jesucristo. Es como si les dijera: —Yo soy sólo el precursor; el Salvador es Él. Id y preguntadle directamente, quedaos con Él…

—Tus papás, tu catequista… te hablan de Jesús. Pero tú mismo tienes que ir y quedarte con Él.