Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Viernes III de Adviento

Texto del Evangelio (Jn 5,33-36): Dijo Jesús a los judíos: «Vosotros mandasteis enviados donde Juan, y él dio testimonio de la verdad». En aquel tiempo dijo Jesús a los judíos: «Vosotros mandasteis enviados donde Juan, y él dio testimonio de la verdad. No es que yo busque testimonio de un hombre, sino que digo esto para que os salvéis. Él era la lámpara que arde y alumbra y vosotros quisisteis recrearos una hora con su luz. Pero yo tengo un testimonio mayor que el de Juan; porque las obras que el Padre me ha encomendado llevar a cabo, las mismas obras que realizo, dan testimonio de mí, de que el Padre me ha enviado. Y el Padre, que me ha enviado, es el que ha dado testimonio de mí».

Ilustración: Francesc Badia

Hoy Jesús, respondiendo a los judíos, nos pide que confiemos en las personas que nos hablan de Dios. Son tus padres, tus abuelos, el párroco de tu iglesia… ¡Quizá también un amigo! Dios te habla a través de ellos. Pero sobre todo son las mismas obras del Padre las que nos muestran que Jesús es Dios Hijo.

—La Iglesia, después de 2.000 años, sigue predicando el nacimiento de Jesucristo, y su muerte y resurrección. ¡Jesús atraviesa todos los tiempos! ¿No te parece impresionante?