Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: 24 de Agosto: San Bartolomé, apóstol

Texto del Evangelio (Jn 1,45-51): Respondió Natanael: «¿De Nazaret puede haber cosa buena?». En aquel tiempo, Felipe se encontró con Natanael y le dijo: «Ése del que escribió Moisés en la Ley, y también los profetas, lo hemos encontrado: Jesús el hijo de José, el de Nazaret». Le respondió Natanael: «¿De Nazaret puede haber cosa buena?». Le dice Felipe: «Ven y lo verás». Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño». Le dice Natanael: «¿De qué me conoces?». Le respondió Jesús: «Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi». Le respondió Natanael: «Rabbí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel». Jesús le contestó: «¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has de ver cosas mayores». Y le añadió: «En verdad, en verdad os digo: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy celebramos san Bartolomé (Natanael), uno de los doce Apóstoles. ¡Cómo son las cosas! Natanael dio un buen patinazo hablando mal de Nazaret, el pueblo de la Virgen. Pero Jesús le acogió con la mayor amabilidad: «Ahí tenéis a un israelita de verdad». ¡Vaya elogio! ¡Así de amable es Dios! Natanael no conoce a Jesús: ni siquiera sabe dónde nació. En cambio, Jesús sí que le conoce a Natanael, ¡y a fondo!

—¡Buen consejo el de Felipe!: «Ven y lo verás»… Natanael fue, vio y se “rindió”: «Rabbí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel». Con muy poco se “rindió” ante Dios. ¿Y tú? ¿Necesitas mucho?