Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: 2 de Noviembre: Conmemoración de todos los fieles difuntos

Texto del Evangelio (Lc 23,33.39-43): Jesús le dijo: «Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso». Cuando los soldados llegaron al lugar llamado Calvario, crucificaron allí a Jesús y a los malhechores, uno a la derecha y otro a la izquierda. Uno de los malhechores colgados le insultaba: «¿No eres tú el Cristo? Pues ¡sálvate a ti y a nosotros!». Pero el otro le respondió diciendo: «¿Es que no temes a Dios, tú que sufres la misma condena? Y nosotros con razón, porque nos lo hemos merecido con nuestros hechos; en cambio, éste nada malo ha hecho». Y decía: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con tu Reino». Jesús le dijo: «Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy vemos al “buen ladrón” (Dimas) que, encontrándose con las “manos vacías” y a punto de morir, dice: «Jesús, acuérdate de mí cuando vengas con tu Reino». Una petición preciosa y una buena lección para nosotros: si somos pobres en el espíritu nos pondremos en las manos de Dios. Sólo Él puede purificarme para llegar al Cielo. —Jesús, perdóname, discúlpame las veces que te he disgustado… Dimas pide un “reino” y Jesús le garantiza el mejor de los reinos: el Paraíso.

—Jesús se entrega por todos y nosotros pedimos ese Paraíso para TODOS los que ya han salido. Algún día también “saldrás” y te gustará que los demás te ayuden pidiendo para ti ese Paraíso.