Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: 26 de Diciembre: San Esteban, protomártir

Texto del Evangelio (Mt 10,17-22): Jesús dijo a sus Apóstoles: «Guardaos de los hombres, porque os entregarán a los tribunales y os azotarán en sus sinagogas». En aquel tiempo, Jesús dijo a sus Apóstoles: «Guardaos de los hombres, porque os entregarán a los tribunales y os azotarán en sus sinagogas; y por mi causa seréis llevados ante gobernadores y reyes, para que deis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Mas cuando os entreguen, no os preocupéis de cómo o qué vais a hablar. Lo que tengáis que hablar se os comunicará en aquel momento. Porque no seréis vosotros los que hablaréis, sino el Espíritu de vuestro Padre el que hablará en vosotros. Entregará a la muerte hermano a hermano y padre a hijo; se levantarán hijos contra padres y los matarán. Y seréis odiados de todos por causa de mi nombre; pero el que persevere hasta el fin, ése se salvará».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy experimentamos sentimientos contrapuestos: ayer celebrábamos el nacimiento de Jesús y ahora celebramos la muerte de san Esteban. Parece un contrasentido, ¡pero no lo es! Esteban fue el primer cristiano en imitar completamente a Jesús: entregó su vida como Cristo, alabando al Padre del cielo y perdonando a los que le maltrataban. En realidad, hoy celebramos el triunfo de san Esteban (su verdadero “nacimiento”).

—Jesús nació para dar la vida por nosotros. Esteban fue el primero en seguirle. Ahora nos toca a nosotros “morir” un poco cada día sirviendo a Dios y a los demás.