Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

evangeli.net

Estimado/a amigo/a:

El viernes completamos el maravilloso ciclo de solemnidades del Señor. Después del Corpus Christi, el Sagrado Corazón de Jesús: ¡no es casual! Le debemos al Amor infinito de Dios —inmortalizado para siempre en el Corazón traspasado de Jesucristo— la venida del Espíritu Santo y su actuación eficaz a través de los sacramentos. Dios ve al hombre débil, a menudo ingrato e indiferente, pero su Amor Misericordioso no conoce límites (leer más). La Eucaristía es el máximo exponente de este corriente de amor.

Jesús, consumando pacientemente —sin enfadarse— su entrega en la Cruz, nos muestra un amor tan grande que “desborda” su Corazón y se derrama sobre nuestros espíritus como buena “medicina” para remediar nuestras debilidades (leer más). San Juan evangelista prestó particular atención a este hecho (que podría haber pasado desapercibido, como algo secundario): «Al llegar a Jesús, como lo vieron ya muerto, no le quebraron las piernas, sino que uno de los soldados le atravesó el costado con una lanza y al instante salió sangre y agua» (Jn 19,33-34). La eficacia regeneradora del agua bautismal no es “gratuita”, sino que tiene un precio: la Sangre que también fluyó del costado abierto del Señor.

¡Un corazón “reventado”! (leer más). Ahí, en el umbral de este corazón “abierto”, podemos asomarnos y descubrir cómo es la Santísima Trinidad. Dios —que no es un ser “solitario” y “aburrido”— no necesita de los hombres para ser Amor. Él es Uno y Trino: Paternidad infinita, Filiación infinita y Amor infinito. Se bastaba perfectamente a Sí mismo para ser eternamente feliz (de hecho, así le entendía Aristóteles: una Inteligencia infinita que es feliz conociéndose a sí misma). ¡No nos necesitaba! Sin embargo, ha querido “necesitarnos” hasta el punto de sentir pasión por cada uno de nosotros personalmente. Es un “Amor loco”: amor apasionado, amor “eros”, usando una expresión de Benedicto XVI (leer más). La cuestión es tan importante que san Juan remarca: «El que lo vio lo atestigua y su testimonio es válido, y él sabe que dice la verdad, para que también vosotros creáis» (Jn 19,35).

«Mirarán al traspasado», nos recuerda san Juan (19,37). Al discípulo, todavía peregrino en los caminos polvorientos de esta vida, se le ofrece para su descanso el Corazón de Cristo que permanece “abierto”: ¡siempre abierto para acoger y consolar al creyente! ¡Reposemos contemplando al Sagrado Corazón de Jesús! (leer más).

 

Antoni Carol i Hostench, pbro.

(Coordinador general de evangeli.net)

***

evangeli.net: "Contemplar el Evangelio de hoy" (Evangelio + meditación) y "Master·evangeli.net" (Evangelio + teología)

 

 

 

+ + + + +

Si deseas SUSCRIBIR A UN AMIGO, clica aquí y sigue las indicaciones: ¡es muy fácil!

La nueva web de evangeli.net ya está disponible. Esperamos que la distribución de los contenidos y las nuevas funcionalidades faciliten la lectura y meditación del Evangelio y su comentario.