Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ayuda para el uso del calendario litúrgico

Adviento

  • El tiempo de Adviento comienza con el Domingo 1º de Adviento, que se sitúa entre el 27 de noviembre y el 3 de diciembre según el año (cf. Tabla general).
  • El 17 de Diciembre empieza una semana peculiar: son las ferias privilegiadas de Adviento. Llegado ese día, se abandona la 3ª semana de Adviento y se sigue el Evangelio de los días 17, 18, etc. (sucesivamente, hasta el día 24) Uno de esos días coincide en domingo: entonces se sigue el Evangelio del Domingo 4º de Adviento.

Navidad

  • Para el día de Navidad se usan 4 textos distintos del Evangelio, según la hora en que se celebre la misa: Vigilia, Medianoche, Aurora o Misa del Día. Nuestro servicio manda a los suscriptores —de manera alternativa— una de esas posibilidades.
  • La Sagrada Familia se celebra el Primer Domingo después de Navidad (se celebra entre el 26 de Diciembre y el 1 de Enero). Tiene también triple ciclo A, B y C.
  • Los días 26, 27 y 28 de Diciembre, si no coinciden en domingo, son fiesta propia: san Esteban, san Juan y los Santos Inocentes, respectivamente.
  • El tiempo de Navidad concluye con el Bautismo del Señor: se celebra el Primer Domingo después de la Epifanía (por tanto, se celebra entre el 7 y el 13 de Enero). Entre ambas fiestas se sigue el Evangelio propio de los días 7 a 12 de Enero.
  • El día siguiente del Bautismo del Señor es el Lunes 1º del Tiempo Ordinario.

Cuaresma

  • El tiempo de Cuaresma comienza con el Miércoles de Ceniza. El día de su celebración oscila entre febrero y marzo (para cada año, cf. Tabla general).

Semana Santa

  • Después de la 5ª semana de Cuaresma, empieza la Semana Santa con el Domingo de Ramos (tiene ciclos A, B y C). En esa semana se sitúa el centro de todo el año litúrgico: el Triduo Pascual (Jueves, Viernes y Sábado Santo). Son días litúrgicos indesplazables, es decir, no pueden ser impedidos por ninguna otra celebración del propio de los santos.
  • El Viernes Santo no hay misa, pero se celebra el oficio de la Pasión del Señor. El texto evangélico usado es el relato de la Pasión según san Juan.
  • El Sábado Santo es “a-litúrgico”: no hay misa, ni oficios. En consecuencia, no hay texto del Evangelio. Sin embargo, el servicio Contemplar el Evangelio de hoy tiene previsto un comentario para ese día tan singular.
  • Después del Sábado Santo, empieza el Tiempo de Pascua.

Pascua

  • El tiempo de Pascua comienza con el Domingo de Resurrección, inmediatamente después del Sábado Santo.
  • El Domingo de Resurrección —junto con la Navidad— es la fiesta más grande del año litúrgico. El texto evangélico que se proclama depende de la misa que se celebre: o bien en la Vigilia de la Pascua (con sus tres ciclos A, B y C), o bien en la Misa del Día. Nuestro servicio envía a sus suscriptores una de estas alternativas (o de la Vigilia en el ciclo vigente, o de la misa del día).
  • Este Domingo solemnísimo abre paso a la Semana de la Octava de Pascua. Desde el punto de vista litúrgico, durante toda esa semana se sigue celebrando la resurrección del Señor. Son días litúrgicos indesplazables.
  • La solemnidad de la Ascensión del Señor (con su triple ciclo A, B y C) se celebra el jueves de la 5ª semana de Pascua. Sin embargo, en muchas diócesis, esta celebración se traslada al domingo siguiente (resultando impedido el Domingo de la 7ª Semana). Éste es el criterio que sigue Contemplar el Evangelio de hoy en el envío del servicio a sus suscriptores.
  • El Tiempo de Pascua termina con la solemnidad de Pentecostés. Ahí hay dos posibilidades de texto evangélico, según se celebre la Misa de la Vigilia o la Del Día. Contemplar el Evangelio de hoy, en sus envíos, alterna cada año uno y otro texto.
  • Finalizada la Pascua, se recupera el Tiempo Ordinario. El día siguiente de Pentecostés es el Lunes de la 7ª, 8ª, 9ª o 10ª del Tiempo Ordinario (para cada año, cf. Tabla General).

Tiempo ordinario

  • El Tiempo Ordinario tiene una primera fase, que comienza a continuación del Tiempo de Navidad (después del Bautismo del Señor). El día siguiente, es el Lunes de la Semana 1ª del Tiempo Ordinario. Esta primera fase se prolonga hasta el Miércoles de Ceniza (para cada año, cf. Tabla General).
  • El Tiempo Ordinario, en su segunda fase, se reactiva al terminar Pascua. El día siguiente de Pentecostés es el Lunes de la 7ª, 8ª, 9ª o 10ª semana del Tiempo Ordinario (para cada año, cf. tabla superior).
  • El Tiempo Ordinario incluye tres solemnidades propias (con triple ciclo A, B y C): la Santísima Trinidad (domingo siguiente a Pentecostés); el Corpus Christi (segundo domingo después de Pentecostés) y el Sagrado Corazón de Jesús (tercer viernes después de Pentecostés).
  • El último domingo del año litúrgico (sería el domingo de la semana 34ª) es siempre la solemnidad de Cristo Rey (A, B y C). Con el sábado de esta semana termina el año litúrgico y se da entrada —al día siguiente— al Domingo 1º de Adviento.
  • A lo largo del Tiempo Ordinario —también durante los otros tiempos litúrgicos, aunque en menor medida— se intercalan las celebraciones propias de los santos (cf. Fiestas y propio de los santos). En general, los Domingos tienen prioridad sobre (no pueden ser impedidos por) la celebración propia de un santo.

Fiestas y propio de los santos

  • El grupo Fiestas y Propio de los Santos incluye las celebraciones de santos en sus correspondientes días (son fijos: por ejemplo, san José, el 19 de marzo).
  • La única excepción es la fiesta del Corazón Inmaculado de María, que se celebra el tercer sábado después de Pentecostés, el día siguiente a la Solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús.
  • Estos días, en general, no pueden impedir o prevalecer sobre los domingos (especialmente, si son domingos de Adviento, Cuaresma y Pascua). La excepción son las fiestas del Señor (como la Transfiguración) y algunas muy señaladas de la Virgen (la Asunción y la Inmaculada Concepción).
  • El santoral de la Iglesia es mucho más amplio que el incluido en Contemplar el Evangelio de hoy. Nuestro servicio incluye las fiestas de santos con Evangelio propio: en general, se trata de fiestas de la Virgen, de san José y de los Apóstoles. Santa Marta y santa María Magdalena son incluidas por tratarse de personajes evangélicos y celebración litúrgica tiene Evangelio propio. Las celebraciones de otros santos han sido incluidas por tratarse de patronos de Europa (o de otras regiones).