Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

  evangeli.net  

Estimado/a amigo/a:

 

En estos días navideños, Temas·evangeli.net está contemplando la vida de Jesús a través de los Misterios de Gozo:

 

. “La Anunciación” y/o “La Encarnación del Hijo de Dios” (clica aquí).

 

. “La visitación de la Virgen a su prima santa Isabel” (clica aquí).

 

. “El nacimiento de Jesús en Belén” (clica aquí).

 

Abordamos directamente el 5º Misterio (lo hacemos en 2 partes) y reservamos el comentario sobre el 4º para la fiesta de la “Presentación del Señor” (2 de febrero)

 

***

 

El “Niño perdido y hallado en el Templo” es el “misterio sorpresa”: Jesús desconcierta a todos. Por primera vez, manifiesta consciente y explícitamente —con palabras y hechos— su condición divina… Para Él, además, aquellos fueron unos días de un gozo indescriptible: por primera vez entraba en el Templo, la casa de su Padre, siendo consciente de ello. Y, de hecho, ahí se quedó… (ampliación: clica aquí).

 

1º) «Sus padres iban todos los años a Jerusalén para la fiesta de la Pascua» (Lc 2,41). La familia de Jesús —la Sagrada Familia— es practicante y observante de la Ley (ampliación: clica aquí). Llama la atención su generosa piedad: Santa María y san José —¡los dos, el matrimonio!— subían al Templo cada año, sin faltar nunca a esa cita (las mujeres y los niños no estaban obligados). Eso implicaba “renunciar al Niño” dejándolo unos días —casi dos semanas— con alguien de confianza en Nazaret: ¡para la Virgen era un sacrificio enorme!

 

2º) «Cuando tuvo doce años, subieron a la fiesta, como era costumbre» (Lc 2,42). Se comprende la alegría de María: por fin, podía peregrinar toda la familia unida y no tenía necesidad de desprenderse de su Hijo para ir a Jerusalén. Y, sin embargo…

 

Como vemos, Jesús fue educado en la religión de sus padres. ¡Lógico! ¿Qué idioma hablaba Jesucristo? El de sus padres. ¿Qué comida? La de sus padres. ¿Qué religión? La de sus padres. Años más tarde, Jesucristo fundó otra religión (ampliación: clica aquí). Pero, ¿habría podido fundar el cristianismo si sus padres no le hubiesen enseñado a rezar como judío que era?

 

3º) «El niño Jesús se quedó en Jerusalén sin que lo advirtiesen sus padres» (Lc 2,43). Que no lo advirtieran sus padres no es ningún misterio: lo que no entendemos es por qué Jesús no se lo advirtió a ellos. Evidentemente, Él era consciente de lo que hacía y de lo que ocurriría... ¿Por qué lo hizo? ¡Gran misterio! En todo caso: Él es Dios y —por primera vez— se encuentra en su “Casa”, con pleno conocimiento de causa (ampliación: clica aquí). Y aprovecha para “crecer” preguntando y debatiendo con los doctores de la Ley. Un niño en medio de los doctores (cf. Lc 2,46): ¡algo inédito e inimaginable! Es Dios y, sin embargo, su Santísima Humanidad se abre paso hacia la madurez. Quiere avanzar como cualquier otro humano: rezando, estudiando, preguntando

 

4º) «Al cabo de tres días lo encontraron en el Templo» (Lc 2,46). Permaneciendo dentro del misterio, empezamos a entrever la sombra del Sepulcro: María va a experimentar lo que es vivir con “Jesucristo desaparecido” durante tres días (ampliación: clica aquí). Ella lo iría descubriendo poco a poco, pero Dios ya la estaba preparando para cuando llegara “la hora” (cf. Jn 12,23; Mt 26,45).

 

Antoni Carol i Hostench, pbro.

(Coordinador General de evangeli.net)

evangeli.net
"Contemplar el Evangelio de hoy" (Evangelio + meditación)
"Master·evangeli.net" (Evangelio + teología)
"El Evangelio de hoy para la familia" (Evangelio + imagen + catequesis)
Si deseas SUSCRIBIR A UN AMIGO, clica aquí y sigue las indicaciones: ¡es muy fácil!
pixel tracking