Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: 18 de Octubre: San Lucas, evangelista

Texto del Evangelio (Lc 10,1-9): Jesús les dijo: «La mies es mucha, y los obreros pocos». En aquel tiempo, el Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos delante de sí, a todas las ciudades y sitios a donde él había de ir. Y les dijo: «La mies es mucha, y los obreros pocos. Rogad, pues, al dueño de la mies que envíe obreros a su mies. Id; mirad que os envío como corderos en medio de lobos. No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias. Y no saludéis a nadie en el camino.

»En la casa en que entréis, decid primero: ‘Paz a esta casa’. Y si hubiere allí un hijo de paz, vuestra paz reposará sobre él; si no, se volverá a vosotros. Permaneced en la misma casa, comiendo y bebiendo lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No vayáis de casa en casa. En la ciudad en que entréis y os reciban, comed lo que os pongan; curad los enfermos que haya en ella, y decidles: ‘El Reino de Dios está cerca de vosotros’».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy le agradecemos a san Lucas un gran “invento”: sus escritos (su Evangelio y los “Hechos de los Apóstoles”). ¿Hay mucha mies y pocos brazos? ¡Pues ahí están los escritos! Se han extendido por todo el mundo, incluso hasta allí donde los apóstoles han tardado más en llegar. Lucas tenía muy buena formación: ¡era médico! Para redactar sus escritos, como buen científico, primero se informó (hizo una investigación). Veintiún siglos después, no ha habido escrito más editado que el Nuevo Testamento…

—Por si fuera poco, ahora tenemos Internet: la Palabra de Dios viaja por el mundo casi a la velocidad de la luz (y sin coste). ¡Si san Lucas hubiese tenido Internet!!!