Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Martes VII del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Mc 9,30-37): Llegaron a Cafarnaúm, y una vez en casa, les preguntaba: «¿De qué discutíais por el camino?». Ellos callaron, pues por el camino habían discutido entre sí quién era el mayor. En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos iban caminando por Galilea, pero Él no quería que se supiera. Iba enseñando a sus discípulos. Les decía: «El Hijo del hombre será entregado en manos de los hombres; le matarán y a los tres días de haber muerto resucitará». Pero ellos no entendían lo que les decía y temían preguntarle.

Llegaron a Cafarnaúm, y una vez en casa, les preguntaba: «¿De qué discutíais por el camino?». Ellos callaron, pues por el camino habían discutido entre sí quién era el mayor. Entonces se sentó, llamó a los Doce, y les dijo: «Si uno quiere ser el primero, sea el último de todos y el servidor de todos». Y tomando un niño, le puso en medio de ellos, le estrechó entre sus brazos y les dijo: «El que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe; y el que me reciba a mí, no me recibe a mí sino a Aquel que me ha enviado».

Ilustración: Sr. Josep Lluís Martínez i Picañol (Picanyol)

Hoy Jesucristo anuncia, por primera vez, su pasión, muerte y resurrección. ¿Lo captaron los discípulos? ¡Parece que no! Después de la crucifixión no esperaban la resurrección de Jesús. ¡No se habían enterado! Y eso que el Señor lo había repetido varias veces.

—¿Cómo es que no nos “enteramos” de lo que Dios nos dice? Porque andamos distraídos calculando y discutiendo quién es el más grande, el más importante, el más…