Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Sábado XXII del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 6,1-5): Y les dijo: «El Hijo del hombre es señor del sábado». Sucedió que Jesús cruzaba en sábado por unos sembrados; sus discípulos arrancaban y comían espigas desgranándolas con las manos. Algunos de los fariseos dijeron: «¿Por qué hacéis lo que no es lícito en sábado?». Y Jesús les respondió: «¿Ni siquiera habéis leído lo que hizo David, cuando sintió hambre él y los que le acompañaban, cómo entró en la Casa de Dios, y tomando los panes de la presencia, que no es lícito comer sino sólo a los sacerdotes, comió él y dio a los que le acompañaban?». Y les dijo: «El Hijo del hombre es señor del sábado».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy Jesús vuelve a defendernos de las tonterías de los fariseos. Resulta que algunos discípulos estaban paseando con el Señor. Como tenían hambre, empezaron a arrancar espigas para comerse el grano (como si tomaran “palomitas de maíz”). Pero, ¡vaya error!: era sábado. ¡Pecado!, decían los fariseos. Pero eso no lo decía Dios, se lo inventaban los fariseos.

—Lo dramático es que 20 siglos después seguimos haciendo lo mismo: nos encanta la “religión a la carta”… Nos inventamos la religión (suele coincidir con aquello que a mí me gusta). ¡Ya no es cosa de Dios!, sino yo que le digo a Dios cómo son las cosas…