Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Viernes XXV del tiempo ordinario

Texto del Evangelio (Lc 9,18-22): Jesús les dijo: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». Pedro le contestó: «El Cristo de Dios». Sucedió que mientras Jesús estaba orando a solas, se hallaban con Él los discípulos y les preguntó: «¿Quién dice la gente que soy yo?». Ellos respondieron: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías; otros, que un profeta de los antiguos había resucitado». Les dijo: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?». Pedro le contestó: «El Cristo de Dios». Pero les mandó enérgicamente que no dijeran esto a nadie. Dijo: «El Hijo del hombre debe sufrir mucho, y ser reprobado por los ancianos, los sumos sacerdotes y los escribas, ser matado y resucitar al tercer día».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy, igual que en tiempos de Jesús, se dicen muchas cosas acerca de Él: «Unos, que Juan el Bautista; otros, que Elías…». Lo mismo sobre la Iglesia y el Papa (que si debe abrirse; que si debiera callarse; que son cosas del pasado…). ¡Hay opiniones para todos los gustos! (como si se tratara de ciencia ficción). Ante Dios, ¿no debiéramos buscar más y opinar menos? ¡Qué cómodo es opinar sobre Jesucristo sin seguir sus huellas!

—Pero, cuando Jesús te pregunte a ti, en concreto: —Tú, ¿qué dices de mí?, entonces, ¿qué responderás? O ante los demás, ¿qué dices de Él?