Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Feria privilegiada de Adviento: 21 de Diciembre

Texto del Evangelio (Lc 1,39-45): Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno(…). Apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno». En aquellos días, se levantó María y se fue con prontitud a la región montañosa, a una ciudad de Judá; entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel. Y sucedió que, en cuanto oyó Isabel el saludo de María, saltó de gozo el niño en su seno, e Isabel quedó llena de Espíritu Santo; y exclamando con gran voz, dijo: «Bendita tú entre las mujeres y bendito el fruto de tu seno; y ¿de dónde a mí que la madre de mi Señor venga a mí? Porque, apenas llegó a mis oídos la voz de tu saludo, saltó de gozo el niño en mi seno. ¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!».

Ilustración: Francesc Badia

Hoy escuchamos un diálogo lleno de gozo entre dos madres: María e Isabel. Pero… ¡sorpresa! Quienes dialogan realmente son dos “personajes” que están en la barriga de sus madres: Jesús —todavía un embrión de pocos días— y Juan Bautista —de seis meses.

—Los dos protagonistas de aquel solemne momento fueron dos bebes, ¡todavía no nacidos! ¡Respetemos siempre la vida humana!