Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: 10 de Agosto: San Lorenzo, diácono y mártir

Texto del Evangelio (Jn 12,24-26): Jesús dijo a sus discípulos: «Si alguno me sirve, que me siga, y donde yo esté, allí estará también mi servidor. Si alguno me sirve, el Padre le honrará». En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «En verdad, en verdad os digo: si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo; pero si muere, da mucho fruto. El que ama su vida, la pierde; y el que odia su vida en este mundo, la guardará para una vida eterna. Si alguno me sirve, que me siga, y donde yo esté, allí estará también mi servidor. Si alguno me sirve, el Padre le honrará».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy admiramos la serenidad con que san Lorenzo afrontó su martirio el año 257. Eran momentos de persecución. El Papa san Sixto fue martirizado. Lorenzo era uno de los diáconos que asistían al Papa. Él se ocupaba de la ayuda a los pobres de Roma. La autoridad le concedió tres días para reunir las riquezas de la Iglesia y entregarlas al Emperador. Pero, ¡sorpresa!: san Lorenzo se presentó con una larga cola de mendigos, pobres, enfermos, liados… a los que él atendía. ¡Aquí están los tesoros de la Iglesia!

—21 siglos después, los tesoros de Cristo no han cambiado… ¡Somos nosotros quienes deberíamos cambiar!