Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Martes III de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 6,30-35): «Yo soy el pan de la vida. El que venga a mí, no tendrá hambre». En aquel tiempo, la gente dijo a Jesús: «¿Qué señal haces para que viéndola creamos en ti? ¿Qué obra realizas? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, según está escrito: Pan del cielo les dio a comer». Jesús les respondió: «En verdad, en verdad os digo: No fue Moisés quien os dio el pan del cielo; es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo; porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da la vida al mundo». Entonces le dijeron: «Señor, danos siempre de ese pan». Les dijo Jesús: «Yo soy el pan de la vida. El que venga a mí, no tendrá hambre, y el que crea en mí, no tendrá nunca sed».

Ilustración: Sr. Josep Lluís Martínez i Picañol (Picanyol)

Hoy la gente le pide a Jesús un milagro para creer en Él. En tiempos de Moisés el pueblo judío se alimentó en el desierto durante años con el “maná” (una especie de pan muy fino que aparecía en el suelo cada mañana). Pero el Señor les responde que quien da el verdadero “pan del cielo” es el Padre.

—¿Quién es el pan bajado del cielo? Jesús mismo, enviado por el Padre. Por esto, si estás con Jesús ya no sufrirás hambre: tendrás paz y alegría.