Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Miércoles III de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 6,35-40): «El que venga a mí, no tendrá hambre». En aquel tiempo, Jesús dijo a la gente: «Yo soy el pan de la vida. El que venga a mí, no tendrá hambre, y el que crea en mí, no tendrá nunca sed. Pero ya os lo he dicho: Me habéis visto y no creéis. Todo lo que me dé el Padre vendrá a mí, y al que venga a mí no lo echaré fuera; porque he bajado del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado. Y esta es la voluntad del que me ha enviado; que no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite el último día. Porque esta es la voluntad de mi Padre: que todo el que vea al Hijo y crea en Él, tenga vida eterna y que yo le resucite el último día».

Ilustración: Francesc Badia

Hoy Jesús vuelve a decir que Él es el “pan de la vida”. Dios es nuestro creador y salvador: si somos sus amigos, nada hemos de temer y tendremos paz. Incluso estaremos contentos si tenemos algún sufrimiento, porque nos acordaremos de que Cristo padeció por amor a nosotros y para llevarnos al cielo.

—La vida eterna con Jesús y nuestros seres queridos, es decir, el cielo: al final de la vida eso es lo único que importa.