Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Domingo IV (C) de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 10,27-30): «Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna». En aquel tiempo, dijo Jesús: «Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos y nadie puede arrebatarlas de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno».

Ilustración: Sr. Josep Lluís Martínez i Picañol (Picanyol)

Hoy Jesús habla de nosotros. Él es para nosotros como un pastor y nosotros le seguimos. El Señor cuida de nosotros y, como es Dios mismo, nos quiere llevar a su casa, al cielo, junto a su Padre y los santos.

—Sólo tú, Dios, eres eterno: vives desde siempre y por siempre. ¡Llévanos contigo!