Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Martes IV de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 10,22-30): «Yo y el Padre somos uno». Se celebró por entonces en Jerusalén la fiesta de la Dedicación. Era invierno. Jesús se paseaba por el Templo, en el pórtico de Salomón. Le rodearon los judíos, y le decían: «¿Hasta cuándo vas a tenernos en vilo? Si tú eres el Cristo, dínoslo abiertamente». Jesús les respondió: «Ya os lo he dicho, pero no me creéis. Las obras que hago en nombre de mi Padre son las que dan testimonio de mí; pero vosotros no creéis porque no sois de mis ovejas. Mis ovejas escuchan mi voz; yo las conozco y ellas me siguen. Yo les doy vida eterna y no perecerán jamás, y nadie las arrebatará de mi mano. El Padre, que me las ha dado, es más grande que todos, y nadie puede arrebatar nada de la mano del Padre. Yo y el Padre somos uno».

Ilustración: Sr. Josep Lluís Martínez i Picañol (Picanyol)

Hoy vemos a Jesús en el Templo de Jerusalén. Algunos judíos le preguntan si Él es el Mesías, el Salvador. Jesucristo se lamenta de que no creen en Él. Ya ha hecho muchos milagros con el poder que le concede su Padre Dios: pero ni así le hacen caso.

—Jesús dice que «yo y el Padre somos uno»: es el momento en que Jesucristo se declara abiertamente como Dios. Y no quisieron creer en Él, a pesar de los milagros. ¿Crees tú? Pero no olvides una cosa: para tener confianza en Dios hay que hablar con Él; ¡Hemos de rezar!