Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Jueves IV de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 13,16-20): Después de lavar los pies a sus discípulos... Después de lavar los pies a sus discípulos, Jesús les dijo: «En verdad, en verdad os digo: no es más el siervo que su amo, ni el enviado más que el que le envía. Sabiendo esto, dichosos seréis si lo cumplís. No me refiero a todos vosotros; yo conozco a los que he elegido; pero tiene que cumplirse la Escritura: el que come mi pan ha alzado contra mí su talón. Os lo digo desde ahora, antes de que suceda, para que, cuando suceda, creáis que Yo Soy. En verdad, en verdad os digo: quien acoja al que yo envíe me acoge a mí, y quien me acoja a mí, acoge a Aquel que me ha enviado».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy, el Señor da una sorpresa a los Apóstoles: alguien le va a traicionar. ¡Se quedan tristes! Jesucristo les avisa para que estén preparados.

Sólo “Alguien” —Jesús— que tiene la mirada eterna de Dios puede decir qué es lo que va a suceder. Entonces, cuando todo eso pase, comprobaran otra vez que Jesús es Dios, que Jesús es “Yo Soy”. Siglos antes, cuando Moisés preguntó a Dios cuál era su nombre, Dios le respondió: “Yo Soy”…

—Jesús me lava los pies derramando su Sangre por mí. ¡Jesús, no permitas que te traicione!