Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Lunes V de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 14,21-26): «El Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os recordará todo lo que yo os he dicho». En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos: «El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ame, será amado de mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré a él». Le dice Judas, no el Iscariote: «Señor, ¿qué pasa para que te vayas a manifestar a nosotros y no al mundo?». Jesús le respondió: «Si alguno me ama, guardará mi Palabra, y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada en él. El que no me ama no guarda mis palabras. Y la palabra que escucháis no es mía, sino del Padre que me ha enviado. Os he dicho estas cosas estando entre vosotros. Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi nombre, os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy, Jesucristo nos dice dos cosas muy importantes. La primera: si quiero amar al Señor, debo respetar los mandamientos de la Ley de Dios. Si lo hago, entonces ocurrirá algo muy grande: Dios vendrá a mí y habitará en mi corazón.

Además, Jesús anuncia que, desde el cielo, el Padre y Él nos enviarán su Amor, el Espíritu Santo. Dios Espíritu Santo es el Consolador porque vive en nosotros y nos ayuda a entender las enseñanzas de Jesús.

—Para abrir tu corazón a Dios, sólo tienes que decirle: —¡Jesús, ven a mí!