Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Viernes V de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 15,12-17): «Vosotros sois mis amigos. No os llamo ya siervos». En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Éste es el mandamiento mío: que os améis los unos a los otros como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. No os llamo ya siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a vosotros os he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca; de modo que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda. Lo que os mando es que os améis los unos a los otros».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy escuchamos de los labios de Jesús «vosotros sois mis amigos», sobre todo si nos esforzamos por seguir sus enseñanzas. ¡Ya no somos siervos de Dios, sino sus amigos!

Además, después de la resurrección de Jesucristo todavía se elevó más nuestra categoría. Jesús dijo a María Magdalena: «Ve y di a mis hermanos…». ¡Hermanos de Jesús y, con Jesús, hijos de Dios! ¿Puedes pensar algo más grande?

—¿Cómo debe actuar un hermano de Jesús, un hijo de Dios? «Éste es el mandamiento mío: que os améis los unos a los otros como yo os he amado».