Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Domingo VI (A) de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 14,15-21): «Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero vosotros sí me veréis». En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Si me amáis, guardaréis mis mandamientos; y yo pediré al Padre y os dará otro Paráclito, para que esté con vosotros para siempre, el Espíritu de la verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no le ve ni le conoce. Pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros. No os dejaré huérfanos: volveré a vosotros. Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero vosotros sí me veréis, porque yo vivo y también vosotros viviréis. Aquel día comprenderéis que yo estoy en mi Padre y vosotros en mí y yo en vosotros. El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ame, será amado de mi Padre; y yo le amaré y me manifestaré a él».

Ilustración: Pili Piñero

Hoy, las palabras de Jesús suenan a despedida inminente. En efecto, dentro de pocos días celebraremos la Ascensión de Nuestro Señor Jesucristo. ¿Ascensión? ¡Sí! Un misterio muy bonito: Jesús entrará solemnemente en Cuerpo y Espíritu en el cielo, la casa de su Padre-Dios. Será la primera vez que un cuerpo humano es recibido en el cielo. Sin embargo, gracias a la fe, le seguiremos “viendo”.

—Pero Jesús no nos dejará huérfanos. Conforme se acerca su Ascensión nos habla del Espíritu Santo. ¿Sabes quién es? Nos lo explicará Jesús en los próximos días.