Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Domingo VI (B) de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 15,9-17): «Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros (…). Os he dicho esto, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea colmado». En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos: «Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. Os he dicho esto, para que mi gozo esté en vosotros, y vuestro gozo sea colmado.

»Este es el mandamiento mío: que os améis los unos a los otros como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. No os llamo ya siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su amo; a vosotros os he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre os lo he dado a conocer. No me habéis elegido vosotros a mí, sino que yo os he elegido a vosotros, y os he destinado para que vayáis y deis fruto, y que vuestro fruto permanezca; de modo que todo lo que pidáis al Padre en mi nombre os lo conceda. Lo que os mando es que os améis los unos a los otros».

Ilustración: Sr. Josep Lluís Martínez i Picañol (Picanyol)

Hoy, poco antes de su Ascensión, Jesús nos previene de la tristeza: quiere que seamos felices permaneciendo unidos a Dios. El día de la Ascensión al cielo, Jesucristo no se irá lejos, como si estuviera en otro planeta. Seguirá entre nosotros. Su Cuerpo, que murió y resucitó, ahora está divinizado…

—La Humanidad de Jesús ha experimentado un “salto de calidad”: vive plenamente como Dios. ¡Nuestra felicidad es total! —Jesús, puesto que estás en el cielo, sé que estás siempre a mi lado…, ¡y dentro de mí!