Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Lunes VI de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 15,26—16,4): «Cuando venga el Paráclito, que yo os enviaré desde el Padre (...), Él dará testimonio de mí». En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos: «Cuando venga el Paráclito, que yo os enviaré desde el Padre, el Espíritu de la verdad, que procede del Padre, Él dará testimonio de mí. Pero también vosotros daréis testimonio, porque estáis conmigo desde el principio. Os he dicho esto para que no os escandalicéis. Os expulsarán de las sinagogas. E incluso llegará la hora en que todo el que os mate piense que da culto a Dios. Y esto lo harán porque no han conocido ni al Padre ni a mí. Os he dicho esto para que, cuando llegue la hora, os acordéis de que ya os lo había dicho».

Ilustración: Francesc Badia

Hoy, Jesús habla del Espíritu Santo. El Padre y el Hijo, después de la Ascensión, nos lo enviarán. Es la Tercera Persona de la Santísima Trinidad. Seguramente nos resulta menos conocido que el Padre y el Hijo, pero es igualmente una Persona Divina. El Espíritu Santo es el Amor infinito del Padre y del Hijo: un Amor tan y tan grande que es una Persona Divina.

—Mamá y papá se quieren… y su amor se ha hecho persona precisamente en ti… ¡De modo parecido procede el Espíritu Santo!