Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Ver otros días:

Día litúrgico: Ascensión del Señor (B)

Texto del Evangelio (Mc 16,15-20): El Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado al cielo y se sentó a la diestra de Dios En aquel tiempo, Jesús se apareció a los once y les dijo: «Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará. Estas son las señales que acompañarán a los que crean: en mi nombre expulsarán demonios, hablarán en lenguas nuevas, agarrarán serpientes en sus manos y aunque beban veneno no les hará daño; impondrán las manos sobre los enfermos y se pondrán bien».

Con esto, el Señor Jesús, después de hablarles, fue elevado al cielo y se sentó a la diestra de Dios. Ellos salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban.

Ilustración: Pili Piñero

Hoy, el evangelista san Marcos narra la Ascensión de Jesucristo. El Señor ahora ocupa en el cielo el lugar que le corresponde: está sentado a la derecha de Dios Padre. Es una manera de decir que Jesús recibe la felicitación y el agradecimiento de todos los que están ahí: Dios Padre, Dios Espíritu Santo, san José, todos los ángeles (millones de millones) y los santos.

—Algún día también nosotros iremos a allí. Mientras tanto, Jesús nos pide que vayamos al mundo entero para proclamar la Salvación a toda la humanidad.