Nuestra página utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación

Un equipo de 200 sacerdotes comenta el Evangelio del día

Última newsletter: Inauguramos la edición en chino
Ver otros días:

Día litúrgico: Viernes VI de Pascua

Texto del Evangelio (Jn 16,20-23a): «Vosotros estáis tristes ahora, pero volveré a veros y se alegrará vuestro corazón y vuestra alegría nadie os la podrá quitar». En aquel tiempo, Jesús habló así a sus discípulos: «En verdad, en verdad os digo que lloraréis y os lamentaréis, y el mundo se alegrará. Estaréis tristes, pero vuestra tristeza se convertirá en gozo. La mujer, cuando va a dar a luz, está triste, porque le ha llegado su hora; pero cuando ha dado a luz al niño, ya no se acuerda del aprieto por el gozo de que ha nacido un hombre en el mundo. También vosotros estáis tristes ahora, pero volveré a veros y se alegrará vuestro corazón y vuestra alegría nadie os la podrá quitar. Aquel día no me preguntaréis nada».

Ilustración: Francesc Badia

Hoy, Jesús repite que sentiremos su cercanía y que nos acompañará en nuestras dificultades. Hacer el bien requiere esfuerzo. Ningún ideal noble se alcanza sin sacrificio. Pero, cuando hemos cumplido el bien, la alegría es grande, y casi que ni nos acordamos de las dificultades.

—Jesucristo nos pide que luchemos por ser buenos como Él y, si aceptamos su ayuda, Dios mismo nos conduce a la santidad, al cielo. Ni aquí, ni allí, nadie podrá quitarnos la alegría de vivir con Jesús.